jueves, 10 de marzo de 2016

COSTILLAS DE CERDO CON SALSA BARBACOA EN OLLA LENTA (SLOW-COOKER)




Ingredientes (4-6 personas):

2 Costillares de cerdo

    Sazonar las costillas con:
    2 cucharaditas de orégano seco
    2 cucharaditas de pimienta negra molida
    2 cucharaditas de ajo en polvo
    1 cucharadita de sal
    ½ cucharadita de cayena molida

    Elaborar la salsa con:
    1 taza de salsa barbacoa (yo utilizo Hunt's)
    1 taza de cafe fuerte
    ¼ taza de vinagre
    ¼ taza de zumo de limón
    ½ taza de salsa Worcestershire
    ½ taza de azúcar moreno
    1 cucharada de mantequilla, derretida
    2 cucharadas de humo líquido (opcional)
    ½ cucharadita de esencia de vainilla (opcional)

    Para rematar:
    1 cucharada de Maizena, disuelta en una cucharada de agua

    Vamos al lio:


    Condimentamos las costillas con la mezcla de especias que haremos en un recipiente, yo añado un chorrito de aceite y con un pincel o con las manos unto bien la carne por todas partes.

    Las envolvemos con film transparente y dejamos que marinen en la nevera, al menos un par de horas pero lo ideal es que reposen una noche.

    Al día siguiente enciendo el horno 180º C, cuando el horno está listo introduzco las costillas durante 15 minutos aproximadamente para sellarlas y lograr que conserven todos sus jugos cuando las cocinemos en la olla lenta.

    Mezclamos todos los ingredientes para hacer la salsa, disolviendo antes de nada el azucar en el cafe calentito, de esta forma nos aseguramos de que se disuelva.

    Cubrimos la base de la olla con un poco de salsa, colocamos las costillas verticalmente en la olla procurando que la parte más carnosa quede hacia abajo y vertemos el resto de la salsa por encima de la carne, intentando pringar bien por todo.

    Cocinamos en baja entre 3 y 6 horas. Dependiendo de lo tiernas que sean se cocinarán antes o no.

    Para comprobarlo solo tendréis que comprobar si la carne se separa con facilidad del hueso.

    Sacaremos las costillas a una fuente que pueda ir al horno.

    Echamos la salsa a un cazo y mezclaremos con una cucharada de Maizena disuelta en agua, con esto conseguiremos que nuestra salsa se ponga espesita. Cocinamos a fuego medio removiendo constantemente y cuidando que no se agarre al fondo. En cuanto tenga la consistencia que os guste pintaremos las costillas con esta salsa. Las llevamos al horno situando la bandeja en la parte superior del horno que habremos calentado a 220ºC, durante 2 o 3 minutos.

    Pintamos las costillas con la salsa y las gratinamos en el horno, que previamente habremos precalentado. Sólo por el lado más carnoso durante un par de minutos, aproximadamente.

    No queremos cocinarlas solo pretendemos que la salsa que pusimos con el pincel caramelice, si os pasais de tiempo de horno se secaran y no estarán tan jugosas.

    Pondremos la salsa sobrante en un recipiente y las llevamos a la mesa. Podemos acompañarlas con lo que más os guste, arroz, patatas, frijoles...... o los tres, ¿por qué no?....o simplemente solitas...están buenísimas.

    A disfrutar!!!!!